AGU-DF Accesible

AMPLÍA SEDESA SERVICIO DE PARTO VERTICAL HUMANIZADO A MÁS DELEGACIONES



La Secretaría de Salud (Sedesa) de la Ciudad de México ofrece el servicio de Parto vertical en más hospitales, ante la demanda de mujeres embarazadas que cada vez más eligen esta opción, cuyo proceso de nacimiento es más rápido, causa menos dolor y el bebé corre menos riesgos.

Este tipo de partos, que se aplican a través del programa de Atención al Embarazo de Bajo Riesgo, empezaron a realizarse en junio de 2011 en la primera clínica del Hospital de Ajusco Medio, ahora ya se realizan en la Clínica Comunitaria de Santa Catarina, Iztapalapa, y empiezan a practicarse en el Hospital General de Milpa Alta.

La clínica de Ajusco Medio tiene una demanda de entre 500 y 600 partos verticales anuales, no solo de mujeres próximas a dar a luz con residencia en Tlalpan y Coyoacán, también de otras demarcaciones como Gustavo A. Madero e Iztacalco, donde se han difundido sus virtudes, lo cual ha motivado que más mujeres pidan el servicio.

A través del parto vertical, la Sedesa busca mejorar la calidad de la atención de las mujeres durante el embarazo, alumbramiento y puerperio, toda vez que es menos doloroso, permitir movilidad y aplicación de masajes y reduce el sufrimiento fetal.

También forma parte del programa Humanizado, porque están presentes familiares de la paciente, de manera que sea algo grato para ella.

Este proceso disminuye la cantidad de cesáreas, ya que de las pacientes que están dentro del programa, solo 15 y 20 por ciento van a cirugía cuando llega haber alguna complicación o porque ellas eligen esta opción.

La posición vertical del parto es parte de los conocimientos y prácticas que forman parte de la cultura indígena y ahora se reconocen esas bondades de las posiciones de un parto más fisiológico y natural (sentadas, paradas, hincadas, en cuclillas, semi paradas o semi sentadas), en la que la mujer cuenta con elementos de fuerza para expulsar y que nazca más rápido el bebé.

La expulsión se da en un lapso de 10 a 15 minutos, entre lo que entra la madre a la sala y nace el bebé, ya que ayuda la gravedad y la estructura anatómica de la pelvis y del abdomen para aumentar la fuerza y poder de expulsión.

Entre los beneficios del parto vertical, permite que el periné de la mujer pueda tener mayor elasticidad sin la necesidad de cortar y hay menos riesgo de infección; se abre más la pelvis y evita lesiones; el útero queda bien contraído y la posibilidad de hemorragia es menor por la fuerza que ejerce la posición en la matriz y su contracción; y disminuye mucho el dolor tanto en intensidad como en tiempo, por la rapidez del parto.

Respecto al bebé, disminuye la posibilidad de sufrimiento fetal, de retraso mental por asfixia y evita riesgos de muerte por el mismo sufrimiento fetal.

Para mayor información, la Sedesa pone a disposición de la población la línea de atención telefónica de Medicina a Distancia 5132 0909 las 24 horas, los 365 días del año.

*****



   

Noticias

Galeria

  • 190Años CDMX;

  • Video maquetacdmx

  • Video LabPLC

  • Video AGU