AGU-DF Accesible

AVANZA “PONTE TRUCHA” EN CONCIENCIACIÓN SANITARIA DE LOCATARIOS Y CONSUMIDORES DE MARISCOS EN CDMX



La Secretaría de Salud (Sedesa) de la Ciudad de México informa que como parte del operativo de vigilancia sanitaria Ponte Trucha en mercados y establecimientos que venden pescados y mariscos, no se ha detectado ningún tipo de riesgo de contaminación, por lo que el producto analizado hasta el momento está en condiciones óptimas para el consumo.

Así lo dio a conocer el Director de Alimentos, Bebidas, Otros Servicios y Control Analítico de la Agencia de Protección Sanitaria de la Sedesa de la CDMX, José Francisco Peña Quintana.

Señaló que al día de hoy se han realizado 157 análisis sobre Salmonella, Vibrio parahaemolyticus, Staphylococcus aureus, Escherichia coli y Vibrio cholerae a muestras levantadas de alimentos marinos, crudos y cocidos, para establecer que el producto no pueda causar ningún daño a la salud.

Con motivo del periodo de la Cuaresma, la Sedesa ha intensificado sus acciones con más de 187 visitas de verificación y fomento sanitario en los mercados públicos, restaurantes, ostionerías y marisquerías, con el objetivo de establecer el estado de conservación de los productos del mar y que los lugares cumplan con las medidas básicas de higiene.

Peña Quintana comentó que el no detectar ningún riesgo en los estudios practicados significa un importante resultado de esta campaña que la dependencia impulsa por instrucciones del Jefe de Gobierno, con el fin de sensibilizar a los locatarios y consumidores de pescados y mariscos sobre la necesidad de llevar a cabo medidas de protección sanitaria en la venta, preparación y compra de productos de mar en esta temporada.

Para tal propósito, los inspectores también verifican que el producto se mantenga en las mejores condiciones de conservación, almacenamiento y expendio, para que no provoque una enfermedad a la población que lo consuma.

Resaltó que como parte del operativo Ponte Trucha, se ha distribuido materiales informativos donde se explica cómo identificar que los productos se encuentran en buen estado de conservación.

De tal manera que se tiene un impacto positivo que satisface al comerciante y consumidor, por un lado, porque se procura una mayor higiene y mayor manejo en los pescados y mariscos en estado de conservación frío y por el otro, el consumidor exige más calidad, al ver que se le indica cómo debe estar el producto para poder elegir y detectar de manera fácil cómo no tener riesgos para su salud, expresó el biólogo.

Informó que durante estas acciones, el único aseguramiento que se ha tenido fue en un establecimiento de expendio y distribución del mercado de La Nueva Viga, donde se incautaron 23 kilos de ostionería y pescadería diversa no apta para su venta y consumo, es decir, en mal estado.

El aseguramiento y destrucción del producto en un momento dado son medidas de seguridad que la Agencia de Protección Sanitaria está obligada a realizar, pero también está facultada para imponer amonestaciones y apercibimientos y, en un caso muy severo, puede aplicar una clausura o una suspensión total de actividades de un local, pero hasta el momento no se han ejecutado ninguna por no presentarse un grave riesgo en esa magnitud, agregó.

De esta manera, la Sedesa contribuye a la protección de la salud de la población de la CDMX con un programa proyectado a disminuir la exposición a riesgos sanitarios por alimentos y propicia una cultura de calidad, tanto en manejadores de alimentos como en consumidores.

*****



   

Noticias

Galeria

  • 190Años CDMX;

  • Video maquetacdmx

  • Video LabPLC

  • Video AGU