Fuente de Iztacalco

  • 28 nov

Iztacalco es la delegación más pequeña del territorio capitalino.Su nombre proviene del náhuatl “iztatl” (sal), “calli” (casa) y el locativo “co” (en) que se podría interpretar como “en la casa de la sal” o “casas de sal”. De hecho, en diversos códices, el pictograma que se emplea para asignar a Iztacalco es un horno para la obtención de sal. El emblema actual de la delegación aparece como ahora lo conocemos en el códice Mendocino que data del año 1540 aproximadamente.

Esta zona, evangelizada por frailes franciscanos, se convirtió rápidamente, gracias a sus pueblos chinamperos, en un lugar de paseo para los habitantes de la ciudad. Sin embargo, se fue urbanizando con el paso del tiempo hasta el punto que se encuentra hoy.

Su gastronomía se vio fuertemente influenciada por su relación con los ríos y canales, en la que se empleaban frutas, vegetales, anfibios y otros animales que crecían en la zona. Entre los platillos están los singulares tamales de menudencias de pato y de pollo y tamales de ancas de rana.

En cuanto a su arquitectura, alberga a importantes edificios como el Palacio de los Deportes y la Ciudad Deportiva Magdalena Mixiuhca. También, frente al edificio delegacional se levanta una emblemática fuente que nos recuerda el pasado lacustre de esta delegación. Es una escultura piramidal construida de concreto con forma de escaleras con figuras de aluminio que simulan su ascenso y descenso, la cual es parte de programa de rescate de espacios públicos.

Leave a reply