Calle 5 de mayo

  • 30 sep

La Calle 5 de mayo, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, es un punto de unión de la Catedral Metropolitana con el Palacio de Bellas Artes y la Alameda Central.  En ella, se pueden encontrar hermosos y destacados ejemplos de la arquitectura de los siglos XIX y XX.

Esta calle ha ido cambiando con el paso de los años. Hacia 1846, se decidió ampliarla hacia el área de la Alameda, por lo que se llevó a cabo la demolición del claustro y convento del Templo de la Profesa. Su trazo actual se comenzó a conformar a finales del siglo XIX.

Fue Benito Juárez quien decidió llamarla así, en conmemoración de la Batalla de 5 de mayo en Puebla. Los edificios de la calle 5 de mayo, muchos de ellos con más de 100 años de antigüedad, tienen un estilo afrancesado el cual fue impulsado por Porfirio Díaz.

Uno de los inmuebles más representativos es el Banco de México, fundado en 1925 durante el gobierno de Plutarco Elías Calles. Fue construido en el año de 1905 por el arquitecto A. R. Whitney y el ingeniero Gonzalo Garita. El gobierno lo adquirió 20 años después para instalar ahí el Banco de México. Para ese tiempo, el arquitecto Carlos Obregón Santacilia cambió las cariátides del primer piso por las estatuas que rodean el nombre de la institución.

La Calle 5 de mayo es, sin duda, una de más representativas del Centro Histórico. En ella está presente el pasado y la historia, junto a la modernidad y su ajetreo, en el continuo vaivén  de vitalidad que ofrece nuestra Ciudad.


 

Leave a reply