Calle Madero

  • 30 nov

La calle Francisco I. Madero es una de las principales entradas al Centro Histórico de la Ciudad de México. Mantiene la traza original hecha por Alonso García Bravo, en la que desemboca en la Plaza Mayor, y desde entonces se considera una ubicación privilegiada, en donde se levantaron lujosos palacios.

Antes de ser corredor peatonal, la Calle Madero ha tenido diversos nombres que correspondían a los oficios o gremios. La parte entre las actuales Eje Central Lázaro Cárdenas, antes San Juan de Letrán, y Bolívar, se denominaban como “Primera y Segunda calles de San Francisco”; entre la calle Bolívar e Isabel la Católica, como “Calle de la Profesa”; y por último, entre Isabel la Católica y Plaza de la Constitución, como “Paseo de Plateros”, porque era ahí donde se ubicaban los talleres de los orfebres.

Edificios muy antiguos aún se conservan sobre la calle Madero. El Templo de la Profesa de la Compañía de Jesús, ubicado junto al edificio “La Mexicana”, de estilo neoclásico, está en la calle Madero desde la época virreinal.

Actualmente, con el proyecto de rescate del Centro Histórico, la calle Madero se hizo un paso peatonal, lo que lo convirtió en un importante conector entre tres de los espacios más emblemáticos de la Ciudad: la Alameda Central, el Palacio de Bellas Artes y la Plaza de la Constitución. Este recorrido abarca casi un kilómetro de longitud, que atrae a turistas y visitantes quienes pueden encontrar también hoteles, cafeterías, restaurantes y museos, así como comercios de óptica, ropa, discos, bancos, entre otros.

El ahora Corredor Peatonal Madero se ha convertido en un lugar de encuentro y convivencia que ofrece al peatón la oportunidad de recorrer y conocer la arquitectura, así como la historia de cada una de las hermosas edificaciones que ahí se encuentran.

Leave a reply