Calzada de los Misterios

  • 30 nov

La Calzada de los Misterios es una antigua avenida ubicada al norte de la Ciudad de México, que conecta al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe con el Paseo de la Reforma. Su antigua traza, hecha por los mexicas, unía a México-Tenochtitlán con el resto del Valle de México. Desde entonces, ha sido un lugar de ceremonias religiosas, ya que ahí, antes de que existiera la Villa, se encontraba un templo dedicado a la diosa Tonantzin, madre de todos los dioses.

En el año de 1675, Don Francisco Marmolejo e Isidro Zuriñana, prefecto de la Congregación de Nuestra Señora de Guadalupe, deciden levantar a los lados de esta Calzada, 15 ermitas dedicadas al rosario mariano que representan cada uno de sus misterios. Estos le dan nombre a la avenida y se han conformado como el distintivo de la misma. Todas de estilo barroco divididos en tres cuerpos: la base, el de en medio con los santos en los nichos y en el superior, una Virgen de Guadalupe.

Adicionalmente a este proyecto, se levantó una cruz monumental de 22 metros, llamada Monumento a los Peregrinos, localizada en el término de la Calzada de los Misterios, donde se une con la Calzada de Guadalupe.

La Calzada de los Misterios es una de las avenidas más importantes al norte de la Ciudad y también una muy antigua, que ha sido testigo de conquistas, revoluciones y también, de una gran cantidad de peregrinos que se dirigen rumbo a la Villa.

Leave a reply